Holomega Ocular Equisalud - el mejor precio online - el herbolario online

Holomega Ocular Equisalud, vista

Holomega Ocular Equisalud, vista

31,36 28,05

Holomega Ocular Equisalud, combinación ideada para el cuidado de tus ojos y de la visión.

Holomega Ocular Equisalud es un aporte de todos los nutrientes necesarios para la buena salud ocular.

 

Holomega Ocular Equisalud nos ayuda con la prevención de cataratas y el mantenimiento de la salud ocular.

 

Holomega Ocular Equisalud es un conjunto de antioxidantes de distinta naturaleza que ofrecen la posibilidad de contrarrestar los efectos dañinos en los ojos, causados por oxidaciones, principalmente.

 

Estos antioxidantes que forman parte de Holomega Ocular Equsalud previenen la degeneración macular, propia de la edad avanzada, así como las cataratas o otras afecciones oculares, como el ojo seco.

 

Composición:

Taurina 100 mg, Complejo B en levadura de cerveza 100 mg,

Luteína (> 10% Luteína) 70 mg,

Arándano extracto seco (Vaccinium myrtillus L., fruto, > 2,5% antocianósidos) 50 mg,

Ginkgo extracto seco (Ginkgo biloba L., hoja, > 24% ginkgoflavonas) 45 mg,

Vitamina C (Ascorbato cálcico) 45 mg,

Gluconato de Zinc (14,35% zinc) 30 mg,

Complejo de bioflavonoides cítricos (> 50 % flavonoides totales) 25 mg,

Beta-caroteno (> 10 % beta-caroteno) 20 mg,

Levadura enriquecida con Selenio (Selenio 1.000 ppm) 25 mg (aporta 25 μg de selenio),

Vitamina E (Acetato de DL-alfa-tocoferilo) 10 mg,

Licopeno (> 3% licopeno) 10 mg,

Pimienta negra extracto seco (Piper nigrum L., semilla seca, 95% piperina) 2 mg,

celulosa microcristalina (E-460) 135 mg y estearato de magnesio (E-572) c.s.

Envoltura: polisacárido de origen vegetal (pullullan).

No contiene almidón, ni transgénicos ni colorantes.

Apta para vegetarianos, diabéticos y pacientes con dietas restrictivas.

 

Cada día existen más evidencias de la relación directa entre los procesos de envejecimiento ocular y la alimentación, así como la falta de ingesta de antioxidantes específicos que minimizan los efectos degenerativos en esta zona.

 

Estamos ante situaciones que fuerzan la visión continuamente, como la televisión, los ordenadores, conducción, exposición al sol, contaminación y otras circunstancias específicas del trabajo, etc.

 

Muchos estudios demuestran ya los beneficios protectores de una dieta rica en carotenos, como la luteína y la zeaxantina, astaxantina, licopeno y otros, relacionados con la salud ocular.

 

La mácula tiene una alta concentración de luteína y su integridad es necesaria para tener agudeza visual.

 

Las reacciones oxidantes dan lugar a radicales libres que destruyen los tejidos y los degeneran.

 

Pero no sólo los antioxidantes son necesarios para prevenir estos estados sino también sustancias que sean capaces de favorecer la circulación sanguínea a través de la cual llegan al ojo los nutrientes.

 

Los arándanos y sus antocianósidos, así como los bioflavonoides o el Gingo biloba colaboran a que tenga lugar este abastecimiento de nutrientes necesarios.

 

También son importantes las vitaminas del grupo B, especialmente la B2, la vitamina C o la E y A, y el selenio junto con el zinc, ya que todas estas sustancias naturales están implicadas en distintos procesos del metabolismo saludable del ojo.

 

TAURINA
No es exactamente un aminoácido, ya que no se incorpora a las proteínas y tiene estructura química diferente.

No obstante, se le considera un aminoácido neutro.

No es esencial y contiene azufre en su composición.

El organismo lo sintetiza a partir de la metionina y la cisteína.

Es un antihipertensivo debido a que baja el nivel de angiotensina, proteína causante de la elevación de la tensión arterial.

Protector de la retina del ojo.

El ojo tiene altas concentraciones de taurina.

Protege las células retinianas de los efectos dañinos de la luz ultravioleta y de las sustancias tóxicas.

En diferentes estudios, se ha mostrado una clara relación entre la disminución de taurina y una degeneración de los fotorreceptores así como de la agudeza visual.

Previene la cardiomiopatía y la enfermedad retiniana, propias de esta afección.

 

LUTEÍNA
La luteína es un carotenoide antioxidante muy abundante en el tejido ocular.

Su presencia evita la degeneración macular y por tanto el mantenimiento de la agudeza visual.

Los antioxidantes solubles en grasa, como los carotenoides, se conservan en los tejidos grasos del cuerpo, en pequeñas cantidades, ya que el exceso es tóxico.

Son importantes para proteger las membranas de los fotorreceptores de la peroxidación lipídica.

Tanto la luteína como la zeaxantina se encuentran en altas concentraciones en la mácula y sirven para absorber el exceso de energía de los fotones y por otro lado evitar el deterioro de las membranas celulares.

La dosis no está claramente establecida pero se cree que alrededor de 10-15 mg al día es suficiente.

La zexantina y la luteína, como componentes primarios del pigmento macular, han demostrado filtrar la luz dañina, proteger los vasos sanguíneos que abastecen la mácula y proteger contra el daño de reacciones fotoquímicas mediante su actividad antioxidante.

La luteína protege los ojos frente a la luz intensa o la luz solar.

Induce a la reparación de ADN, al reducir el estrés oxidativo de las células receptoras, así como a la apoptosis de las mismas.

También puede acelerar los procesos mentales y la capacidad verbal de las personas.

La luteína siempre va asociada a pequeñas cantidades de zeaxantina, otro antioxidante que actúa en sinergia con la primera.

 

VITAMINA C
Se añade vitamina C en forma de ascorbato cálcico, para suplementar los efectos antioxidantes de los tejidos no grasos del ojo.

Las cataratas son la principal causa de deterioro visual en todo el mundo.

Aparecen con mucha frecuencia en el envejecimiento.

Niveles bajos de vitamina C en el cristalino se han asociado a la presencia de cataratas.

 

VITAMINA E
Las cataratas parece que se forman por la oxidación de proteínas en el cristalino del ojo, lo cual puede prevenirse con la ingesta de vitamina E (alfa tocoferol).

Diversos estudios prueban la efi- cacia de esta vitamina en la protección ocular frente a las cataratas.

Un estudio reciente concluyó que la unión de vitamina E con vitamina C, betacarotenos y zinc evita o minimiza el riesgo de la degeneración macular (DMAE).

 

BIOFLAVONOIDES
Los bioflavonoides son sustancias vegetales, hidrosolubles y representan gran parte de los colorantes vegetales amarillos, rojos o azules.

Se encuentran en la parte blanca interna de la piel de los cítricos.

Evitan las oxidaciones y la formación de los peligrosos radicales libres.

Se ha demostrado que mejoran o previenen las cataratas y aumentan la visión nocturna y la agudeza visual.

Son flavonoides polifenoles y principalmente son de tipo flavonas, flavononas o flavonoles y entre ellos hay que destacar la quercetina, la hesperidina, la rutina, la naranjina y el limoneno.

Es importante destacar el efecto protector de los antioxidantes referidos a las membranas celulares, que son protegidas fuertemente del proceso de lipoperoxidación, que las destruye y con ello, la célula.

También los radicales libres tienen un efecto inmunodepresor, y los bioflavonoides minimizan este efecto por la inhibición de la acción de la ciclooxigenasa.

Se cree que las enfermedades degenerativas pueden estar asociadas a la falta de antioxidantes.

El efecto antioxidante de los flavonoides radica en su acción captadora de radicales libres y en su propiedad para quelar metales.

Los flavonoides consumidos por el hombre le protegen del daño de los oxidantes, como los rayos UV (cuya cantidad aumenta en verano), la polución ambiental (minerales tóxicos como el plomo y el mercurio), algunas sustancias químicas presentes en los alimentos (colorantes, conservantes).

También han sido utilizados como agentes protec- tores frente a los efectos dañinos de los rayos X.

Al limitar la acción de los radicales libres (que son oxidantes), los flavonoides reducen el riesgo de tumores, mejoran los síntomas alérgicos y de artritis, aumentan la actividad de la vitamina C, bloquean la progresión de las cataratas y la degeneración macular.

 

BETACAROTENOS
El betacaroteno se obtiene por fermentación del hongo Blakeslea trispora, hongo no patógeno y carente de toda toxicidad, que se emplea para la obtención de betacarotenos, conteniendo otros carotenoides en pequeñas cantidades, especialmente gammacaroteno (3%).

Los betacarotenos aportan al organismo sus conocidas propiedades antioxidantes. Al ser ingeri- do, el betacaroteno natural es transformado en vitamina A en la mucosa del intestino delgado y ésta es almacenada principalmente en el hígado en forma de ésteres de retinol.

Tiene todas las propiedades de los antioxidantes, combatiendo el exceso de radicales libres.

La vitamina A está relacionada con la adaptación a la oscuridad, y su falta con la ceguera noctur- na. Su falta puede provocar xeroftalmia u ojo seco, caracterizado por cambios en las células de la córnea que da lugar a molestias y ulceraciones corneales. Muy útil para prevenir la retinosis pigmentaria o pérdida de fotorreceptores (conos y bastones) con pérdida de visión periférica y central así como una mala adaptación a la oscuridad.

 

COMPLEJO B
Especialmente la riboflavina o vitamina B2 es muy útil en la prevención de las cataratas.

Preferimos incluir el grupo B entero para no provocar desajustes entre las distintas vitaminas de este grupo.

La concentración de glutatión reducido en el cristalino está disminuído en las cataratas y la riboflavina es un precursor de la flavin adenina dinucleótido, el cual es requerido como coenzima para la glutatión reductasa, enzima necesaria para la formación de glutatión reducido.

La ingesta elevada de lactosa, que da lugar a galactosa, puede ser contraproducente para la formación de cataratas ya que es antagonista de la riboflavina.

 

ZINC
Algunos signos de deficiencia en zinc pueden ser: el fallo en la adaptabilidad a ver en la oscuridad (junto con vitamina A).

La concentración de zinc es sumamente elevada en la retina y va disminuyendo con la edad.

Hay estudios interesantes que demuestran que el aporte de zinc está relacionado con la prevención de la degeneración macular y por tanto con la pérdida de la agudeza visual.

 

SELENIO ASIMILADO EN LEVADURAS
El selenio es un importante antioxidante y se aporta en forma de selenio asimilado en levaduras, lo cual hace que sea mucho más biodisponible, ya que se encuentra en forma orgánica.

Es necesario para formar las llamadas selenoproteínas, como las glutatión peroxidasas, que reducen las sustancias con oxígeno reactivo, tales como los peróxidos de hidrógeno y los hidroperóxidos lipídicos.

Otras selenoproteínas son: selenoproteína P, deiodinasas de yodotironina, que activan o desactivan las hormonas toroideas, tiorredoxina reductasa, selenoproteína W (que está relacionada con el metabolismo muscular), selenofosfato sintetasa (relacionada con la síntesis de las selenoproteínas).

El selenio es un componente esencial de la glutatión peroxidasa, enzima antioxidante compuesta por selenio glutatión.

Sin embargo, el selenio como tal también tiene su acción antioxidante, que junto con la vitamina E, ayuda a evitar la degeneración precoz, los procesos inflamatorios, la degeneración ocular, articular o cardíaca.

Se ha visto la relación directa entre la falta de selenio y la presencia de cataratas y se cree que su acción antioxidante colabora a la prevención de las mismas.

 

LICOPENO
El licopeno es un pigmento de color rojo 100% natural, perteneciente al grupo de los carotenoides sintetizado por las plantas y los microorganismos, pero no por los animales.

Se encuentra fundamentalmente en el tomate y los productos derivados, así como en pequeñas cantidades en otras frutas y vegetales. Por lo tanto, su consumo se ve limitado muchas veces, dependiendo de los hábitos alimenticios de cada uno.

Además, el aumento de la edad está asociado con una disminución de la concentración de licopeno.

El licopeno es también un buen protector de la degeneración de la retina y las cataratas.

 

ARÁNDANO (Vaccinium myrtillus)
Los antocianósidos del fruto del arándano o mirtilo refuerzan la acción de la vid y el extracto de vino. Son heterósidos de delfinidina, cianidina, petunidina, peonidina y malvidina.

Sucesivos estudios han demostrado que los antocianósidos del mirtilo actúan sobre enzimas de la retina, en particular sobre la lactato deshidrogenasa, y aumentan la velocidad de regeneración de los pigmentos retinianos mejorando la calidad de la vista.

Poseen también acción antiagregante plaquetaria y son capaces de proteger las paredes de los vasos sanguíneos de las alteraciones provocadas por dietas hiperlipídicas o por la reperfusión después de isquemia en la microcirculación.

 

GINKGO (Ginkgo biloba)
Posee una actividad vasorreguladora y está indicado en problemas vasculares periféricos como trastornos oculares).

Los compuestos con actividad farmacológica son los ginkgólidos y los poifenoles.

Los componentes del ginkgo actúan como antioxidantes, combatiendo el efecto nocivo en el cerebro de los radicales libres. El metabolismo de la glucosa también es acelerado.

Aumenta el riego en los ojos, con lo cual se asegura la buena oxigenación de la zona y la adqui- sición por parte de los tejidos oculares de todo lo necesario para su buena salud.

 

PIMIENTA NEGRA (Piper nigrum)
El uso del extracto de pimienta negra hace que los componentes de esta compleja formulación sean absorbidos mejor y lleguen rápidamente a los puntos de actuación; o sea, para que sean más biodisponibles.

 

Holomega Ocular Equisalud, la combinación mas completa y equilibrada para el cuidado de tu visión.

 

Modo de empleo:

2 cápsulas al día o según consejo de un especialista, preferentemente durante las comidas.

 

Presentación:

50 cápsulas de 790 mg.

SKU: 8436003028291 - ¿Necesitas ayuda? Contáctenos Dejar un comentario

Categorías: ,

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies